¿Es esta mi batalla?

Esta vida está llena de múltiples causas para defender, batallas que pelear, luchas que dar, roles que cumplir y cosas que hacer.

El corazón del creyente se inflama en compasión, dolor, entusiasmo o pasión por mucho de lo que sucede a su alrededor en este mundo convulso. El discípulo de Cristo va más allá y busca alinearse al plan específico de Dios para su vida que va descubriendo caminando con Dios. Pero, la realidad es que somos seres humanos y tenemos limitaciones.

Aún siendo discípulos que caminamos con Dios y teniendo al Espíritu Santo de Dios en nosotros, no somos ese Espíritu que puede estar en todo lugar. Sólo Dios puede hacer eso.

Saber lo que «debemos» conlleva un proceso de oración. Los procesos de oración y contestación departe del Señor tomarán el tiempo que Él estime. Es parte de esa relación personal en la que aprendemos a conocer cómo y cuándo Él nos habla para decirnos, «sí», «no», «espera», o inclusive un silencio de «todavía nada.»

El SEÑOR es un Dios de orden y de paz. Es el único quien nos aclara la mente y el espíritu. Sólo así podremos identificar el deseo del corazón de Dios y a dónde de verdad Él nos asigna. Al servidor de Dios no sólo le mueve un asunto guiado por una pasión humana, sino la voluntad de su Señor.

Entre El Deber y El Tener Que…

La Real Academia Española define «deber» como:

•Estar obligado a algo por la ley divina, natural o positiva. Ej. «Deberse A la patria.»

•Tener obligación de corresponder a alguien en lo moral.

•Cumplir obligaciones nacidas de respeto, gratitud u otros motivos.

El «tener» lo define como:

•Guardar (cumplir). Tener la palabra, la promesa.

•Estar en precisión de hacer algo u ocuparse en ello.

•Denota la necesidad o determinación de hacer.

En las grandes batallas de la vida,
aquéllas más grandes que nosotros,
porque son justas y necesarias…

No están los que quisieran estar.

No están los que tendrían que estar.

Están los que DEBEN estar.

– C.Z. Maldonado

Dios es quien reparte el DEBER. La cuestión es si nosotros podemos discernir lo que en verdad nos toca.

¡La batalla es del Señor! En sus batallas sólo Él asigna los roles y da órdenes a cada soldado.

[1 Samuel 17:47]
Todos los que se encuentran reunidos aquí sabrán que el SEÑOR no necesita espadas ni lanzas para salvar al pueblo.
¡LA BATALLA ES DEL SEÑOR!
Y ÉL NOS AYUDARÁ
a derrotarlos a todos ustedes, filisteos.

UN AMOR QUE NO SE AGOTA

Perseverar en la FE requiere entender el regalo de la GRACIA DE DIOS

Serie: Fe 1ro, Fe 2do, Fe 3ro

¡SIEMPRE TEN FE!

Una de las grandezas espirituales que más me maravilla es: La Gracia de Dios.

Para perseverar en la FE hay que entender la GRACIA que Dios tiene para con nosotros.

La gracia de Dios es un regalo tan grande que eleva al ser humano racional a lo sobrenatural, haciéndolo hijo de Dios y participante de vivir la vida con Él cada día en esta tierra.

La gracia de Dios es un recordatorio permanente a nuestro corazón de que fuimos salvados sin merecerlo. Podemos entender esa gracia contemplando la transacción espiritual de Cristo en la Cruz. No hay otro ser que haya pagado el precio de semejante forma y que se haya levantado de los muertos para demostrar la realidad de la VIDA ETERNA.

La gracia de Dios desata un profundo poder que nos ayuda a rechazar los deseos mundanos y los actos impuros.
El significado bíblico de gracia está asignado al concepto de favor o bondad, mayormente cuando no ha sido merecida o ganada, especialmente para nosotros los pecadores.

En el acto de bondad o favor no buscado o no merecido, hay humildad por parte de quien recibe y un favor realmente gratuito por parte del dador. Ahí se da una transacción por gracia.

En ocasiones como seres humanos no somos para nada humildes. A veces no queremos reconocer o recibir la gracia de Dios. En otras, pensamos equivocamente que primero tenemos que estar limpios de pecado para entonces recibir la gracia de Dios. Por tanto, en ambos casos, estamos atados por el «yo».

Si estamos en ese estado del «yoismo» sea consciente o inconscientemente, es como decirle a Dios que nos bastamos solos o que hay áreas en donde no queremos involucrarlo en nuestros pensamientos, acciones y decisiones. Cuando estamos ensimismados es bien cuesta arriba poder entender o ver la gracia de Dios.

La gracia de Dios es el instrumento dónde viene envuelto el regalo de la salvación. Es como una fuente de amor y bondad inagotable, ya que es un don de Dios. Dice Juan 1:14 que Dios se hizo humano en su hijo Jesucristo quien estaba lleno de «gracia y verdad».

En resumen, la Gracia de Dios es una influencia divina de AMOR INAGOTABLE que nos sostiene en la FE. Abrirnos a esa Gracia de Dios permite que perseveremos amando a Cristo siguiendo sus consejos y mandatos, aún cuando las circunstancias sean hostiles.

Por esa Gracia de Dios, venceremos paso a paso en el camino hacia el cumplimiento de la promesa final que nos revelará toda la realidad eterna.

Nuestra salvación es por esa GRACIA [Romanos 3:24] y no nos pide nada a cambio para ser salvos. Cuando aceptamos y nos rendimos a ese dulce amor inagotable de Dios, de nuestro propio corazón nacerá un agradecimiento bien profundo.

Ese profundo agradecimiento nos alimenta un deseo constante de agradarle a Dios. Entonces, siguiendo sus consejos llenos de gracia y sus mandatos llenos de verdad, lo difícil del camino no necesariamente es una carga.

En muchas ocasiones se nos hace muy difícil corresponderle a Dios ese amor inagotable. Entonces, es ahí dónde entra en acción una verdadera relación con Dios: Orar y meditar en Su Palabra releva nuestra carga y Él la toma para que podamos seguir. Aunque fuéramos torpes, no nos perderemos, por esa misma GRACIA.

Te invito a que actives esa Memoria de Gracia y comprobarás que el amor de Dios no se agota.

Allí habrá un camino empedrado, que será llamado «Camino de Santidad». No pasará por allí nada impuro, porque Dios mismo estará con ellos. Si alguien pasa por este camino, no se extraviará, por más torpe que sea.

– Isaías 35:8 Reina Valera Contemporánea

PREGUNTA:
¿Y si de todas maneras pecamos? ¿Continúa ese amor inagotable de la gracia de Dios?

RESPUESTA:
Vamos a profundizar en ese asunto para la próxima publicación de esta serie SIEMPRE TEN FE.

LA GRAN AGENDA

¿En qué agenda y en qué plan estamos?

Cuando Dios se vistió de ser humano y se formó en el vientre de una mujer, nació y estuvo en la tumba, sólo unos poquitos fueron avisados por el cielo en cada uno de esos momentos. Sin embargo, OBEDECIERON al mensaje.

Cuándo Él resucitó… primero un par, luego decenas, luego cientos, luego miles pasaron de muerte a vida porque soltaron el apego del propio corazón de carne. Así recibieron un Espíritu que corre como ríos en todo su ser, aceptando la agenda de Dios con las diversas misiones y OBEDECIERON. Gracias a los tales la cosecha de vidas NO HA PARADO.

[HOY] LOS DE ESTA «AGENDA» SON INNUMERABLES E INCONTABLES Como las estrellas y como los granos de arena en el mar. La herencia prometida desde la antigüedad no se agota.

NO HAY AGENDA NI EVENTO DE MALDAD QUE PUEDA DETENER LA AVALANCHA DE LA SALVACIÓN HUMANA, NI LA LEGÍTIMA HERENCIA DE DIOS.

La pregunta es: Si tú y yo queremos ser parte en alguna forma y manera de esta herencia y del Plan Maestro que JAMÁS será frustrado.

«La obediencia a DIOS es nuestra paz.»

EL PLAN DE PLANES Y LA AGENDA DE AGENDAS LA GOBIERNA CRISTO EN SUJECIÓN AL PADRE. EL ESPÍRITU SANTO DE DIOS ES QUIEN SELLA ESA ESCRITURA DE PROPIEDAD ¡SOMOS SUYOS!

La maldad JAMÁS tendrá la última palabra. Sólo la misericordia de Dios la tendrá.

C.Z. Maldonado

Y nosotros… ¿En qué agenda y en qué plan estamos?

"Necesitamos ser gente que entienda al cielo,
para ser útiles mientras estemos en esta tierra."
- P. Nilda Álvarez de Caraballo

¡NO PIERDAS LA FE!

¡Pelea la buena batalla con FE!

Serie:
Fe 1ro, Fe 2do, Fe 3ro
SIEMPRE TEN FE

I N T R O D U C C I Ó N

El Señor trajo a mí el deseo de intercalar en mi blog la afirmación de hacer este nuevo año, el año de profundizar en NO PERDER LA FE.

Desarrollar Fe y crecer madurando en ella es un camino hermoso y a la vez empedrado. Las piedras de tropiezo las coloca el mundo que no tiene a Dios y está en constante oposición a nuestra verdadera felicidad, crecimiento espiritual y emocional.

Esta serie SIEMPRE TEN FE es un viaje dentro del viaje que ya hemos comenzado con este blog, meditando y profundizando en la única palabra que tiene poder para sostenernos: La Palabra de Dios. ¡Acompáñame!
SUBSCRIBETE A MI BLOG REGISTRÁNDOTE EN LA PÁGINA DE INICIO. ➡ CLIQUEA AQUÍ

«Me fue bien en la competencia:

he peleado bien,

he terminado la carrera

y no he perdido la fe.»

2 Timoteo 4:7

¡A La Cabeza!

En este tiempo inundado por opiniones cuidemos el equilibrio
entre los pensamientos, las acciones y la fe.

Quien ha leído biología básica sabe que nuestro cerebro da órdenes a todos los sistemas de nuestro cuerpo. Desde la cabeza se gobiernan todas las funciones vitales, tanto las voluntarias como las involuntarias.

Quien ha leído la Biblia sabe que para funcionar en el reino eterno hay que seguir a Jesucristo, quien es la cabeza que nos gobierna a los salvos. Dice la profecía que los salvos reinarán junto con él [Apocalipsis 1:6].

VAMOS A PROFUNDIZAR

La tremenda noticia es que este reino de la vida eterna lo podemos alcanzar y caminar desde esta tierra. Este reino eterno está al alcance de toda persona que despierta en su conciencia, se arrepiente de lo malo, cree y recibe a Jesucristo como su único Señor Salvador.

Desde ese momento Cristo va a nuestra cabeza y su Santo Espíritu a vivir con nosotros. Es cuestión de mantenernos conectados desde nuestro espíritu al Santo Espíritu dejando que nos ayude tomando control de nuestras decisiones y acciones.

Tener la mente de Cristo significa compartir el plan, el propósito y la perspectiva de Cristo.

EN CRISTO NADIE PIERDE LA CABEZA

Y si es una sola cabeza en Cristo,

¿Por qué vemos tantas divisiones?

Quien ha leído la Biblia de tapa a tapa, identifica un patrón en los órdenes religiosos. Por ejemplo: Entre los judíos había unos que creían en la resurrección de los muertos (los fariseos) y habían otros que no creían así (los saduceos).

El debate entre los judíos era continuo. Desgraciadamente, en los grupos religiosos también había gente con tremenda capacidad para la desobediencia, la injusticia, la maquinación de maldad, aún algunas personas que ejercían el sacerdocio. ¡Qué escándalo! Esto es así por razón del pecado. Quien se desconecta de Dios, corre el riesgo de ceder a la tentación y pecar.

En el cristianismo también hoy día continúan obvias divisiones religiosas. Por ejemplo: hay no menos de tres interpretaciones teológicas en relación a los procesos de la consumación de los tiempos. Sólo una resultará ser la verdadera, pero a todos nos une CRISTO.

¿A qué quiero llegar con esto? A que entendamos que los sistemas religiosos y los sistemas teológicos humanos NO SON LA CABEZA. Por eso tampoco están a prueba de fallas. Sin embargo, en el Reino no es así. En el sistema que Dios diseñó está la Iglesia del Señor, la cual sólo se gobierna por la cabeza: Cristo.

La Iglesia del Señor >está compuesta por los creyentes seguidores de Cristo< no es una denominación cristiana de un concilio particular. La Iglesia del Señor no es un grupo de diseño humano.

Los creyentes seguidores salvos por Jesucristo son su cuerpo. Este cuerpo jamás será dividido ni quebrado ya que por la cabeza de Cristo es gobernado. Este cuerpo PREVALECERÁ y reinará. ¿Por qué? Simplemente, porque ¡Dios lo dijo!

Que no se quebrante nuestra Fe cuándo veamos desacuerdos o personas de diferentes opiniones aún dentro del cristianismo. Las divisiones y desacuerdos siempre han sido parte de los sistemas religiosos humanos. ¿Es razón para irnos a una cueva y no ser parte de una institución religiosa? Definitivamente, NO. La voluntad de Dios es que nos organicemos y participemos. Sino, en vano hibiera sido la obra de plantación de iglesias del apóstol Pablo.

Dios puso todo bajo sus pies y lo nombró cabeza de todo para bien de la iglesia, la cual es su cuerpo.

Efesios 1:22-23

La Iglesia del Señor es creación y plan de Dios, no es una institución. Al mismo tiempo, Él ha permitido que los salvos podamos unirnos desde nuestra dimensión humana mediante actividad, grupos e instituciones religiosas.

La comunidad de Fe y la persona que se enfoque en CRISTO y le sea fiel, esa será digna de llamarse su esposa. La figura de la esposa es un símbolo que Dios inspiró y quedó escrito en la Sagrada Escritura para que pudiéramos entender la relación de amor eterno de él para con nosotros.

Te exhorto a que camines sin distraerte o desenfocarte. Mira a Cristo y lee a diario una porción de la Palabra de Dios en la Biblia. Comprueba tú el gran plan que Dios tiene. ¡Actívate en fe y en obras!

No somos como una gallina sin cabeza. Somos la esposa de Cristo. Él es fiel y nuestra responsabilidad y gozo es serle fiel a Él.

C.Z. Maldonado
Cristo murió para hacernos dignos, puros y suyos. Para reconciliarnos con Dios y presentarnos como su novia, llena de esplendor y belleza [Efesios 5:25-27]. 

¡Cristo nos ama PROFUNDAMENTE! La propuesta de boda sigue abierta.

Los salvos son esa iglesia verdadera: La Esposa.

Cristo ama a su esposa

>Él entregó su vida por nosotros<

Enfocados y guiados con Cristo a la cabeza, es la única forma de poder crecer y ser de bendición a otros. Dios tampoco quiere que seamos como un hermitaño escondidos en una cueva. La gente de Dios es gente con misión.

La cabeza y cerebro de Cristo controla esta gran misión de ganar a más vidas para el reino eterno.

Cristo es el único amor que no nos hace perder la cabeza.

Si este contenido te ha ayudado en tu crecimiento, déjalo saber en tus comentarios. Puedes buscar a Una Vida Profunda en Facebook y en Instagram.

Confiar En Mí

Confiar y creer en mí
¿Es suficiente?

Hoy día hay mucho “empoderamiento” para que levantemos la confianza en nosotros mismos. Ciertamente, tener una estima saludable y creer en que tenemos la posibilidad de hacer más de lo que imaginamos es algo muy positivo. Pero ¡Cuidado!  Si nos desenfocamos, pudiéramos perder el equilibrio de nuestra mente o el fortalecimiento espiritual.

¿Somos reinas y reyes de nuestra propia vida?

Algunos expresan que somos los reyes de nuestro propio destino, refiriéndose a las decisiones que tomamos. Quien no toma decisiones, se estanca o igualmente corre peligro. Sin embargo, no hay que perder de perspectiva que discernir lo correcto es un trabajo desconcertante si sólo nos basamos en nuestra propia opinión. En ocasiones, el corazón es engañoso y nuestra inteligencia es insuficiente para poder decidir.

«Reality check!» Para mí los hechos de los personajes bíblicos, gente real que cometió aciertos y desaciertos me retan el pensamiento. Como por ejemplo, las historias bíblicas de los reyes “buenos” y los reyes “malos” incluyendo a reinas. La Biblia nos deja ver el ámbito emocional, la inteligencia y muchos detalles de la vida espiritual de ellos. Ver cómo la gobernanza de los tiempos salpicaba también los asuntos del espíritu y viceversa, es muy fascinante para mí.

Los hechos registrados en la historia del pueblo de Dios, son épicos y contienen mucha más acción que las películas de Hollywood que he visto.

Los trasfondos personales tanto de los reyes como de muchas personas del resto del pueblo, fueran los gobernados o los gobernantes, retratan nuestro propio corazón.  Los tiempos y las circunstancias de cada era podrían variar, pero el corazón, el espíritu y la mente humana… no tanto.

Una de esas tantas historias que capta mi atención es la del Rey Asá [2 Crónicas capítulos 14 al 16, 1 Reyes 15:9 al 15:24].

Un rey que comenzó bien y no terminó tan bien. ¿Por qué?

¡Asá comenzó súperbien! Encomendando primeramente a Dios todo cuanto hacía. Fue guía al Pueblo para que abandonaran la mentira y así detener la destrucción causada por la adoración de dioses falsos. Acompañó y convocó al Pueblo para renovar un pacto de fidelidad a Dios.

Inclusive, este rey destituyó a su propia abuela la reina madre, porque ella había edificado altar a una diosa pagana. Este gobernante trajo PAZ al Pueblo. La prosperidad espiritual y material eran evidentes en los frutos de todo lo que hacía.

“…cuando han regresado al SEÑOR, Dios de Israel, y lo han buscado, Él se ha dejado encontrar.

Pero ustedes esfuércense y no bajen la guardia, porque sus trabajos tendrán recompensa.”

2 Crónicas 15: 4,7 Palabra de Dios Para Todos

Pero, un día…

El rey Asá se empoderó. Se creció en su sentido de autosuficiencia, su éxito, su gran desarrollo personal y político. Depositó su confianza en la experiencia adquirida, los ejércitos, las alianzas políticas y en la ciencia de aquel tiempo… antes que depositarla en Dios. ¡Tienes que leer esa historia en detalle!

Lo que resultó de ese exceso de empoderamiento y confianza en sí mismo, no fue bueno. Ni para él ni para el Pueblo.

“Locamente has hecho en esto; porque de aquí en adelante habrá más guerra contra ti.”

2 Crónicas 16:9 Reina Valera 1960

La historia de autosuficiencia y empoderamiento del rey Asá y las consecuencias tristes sobre su persona y sobre el Pueblo, no es la única que encontramos en la Biblia. Si te dedicas a leer la historia del Pueblo de Dios, te encontrarás con muchas más que son similares. Es un ciclo que se repite.

Cuando veo ese patrón, me pregunto: ¿Por qué quedó escrito? Dios no ocultó esas caídas y pecados de su propio pueblo escogido.

Dios aun encogiéndose un pueblo para Él, estos se embarraron en el lodo y no pocas veces cayeron por sus propias «metidas de pata» ¿Por qué?

Pienso, que Dios luego del derecho a la vida, el segundo derecho de creación divina es la libertad. Dios no nos obliga y siempre advierte. Dios nunca ocultó el pecado de su propia gente porque Dios no es mentiroso, tampoco hipócrita y mucho menos injusto.

Dios quiso dejar las faltas de su gente ahí registradas para que al nosotros verlas no nos olvidemos de nuestra imperfecta humanidad pecaminosa y hagamos memoria de: su gracia, su rescate y su profundo amor siempre disponible para que busquemos a su único intermediario en CRISTO. El único con Poder para libertarnos. ¡Dios quiere que disfrutemos de una libertad conciente y real!

¿Que aprendí del «empoderamiento» del rey Asá?

A PONER Y A ENCOMENDAR TODO A DIOS PRIMERO. ÉL SIEMPRE SE ENCARGA DEL RESTO. CRISTO SIEMPRE NOS SACARÁ AL OTRO LADO.

Una Vida Profunda

Desde Una Vida Profunda te invito a caminar juntos buscando una mente equilibrada y un espíritu más tranquilo. La Palabra de Dios es nuestra guía. Envíame tus aportaciones, comentarios o testimonios a: unavidaprofunda@gmail.com

¡Quiero Descansar!

«Conmigo encontrarán descanso»

HAY UNOS PASOS QUE TENEMOS QUE APRENDER A DAR ANTES DE LOGRAR EL CAMINO AL VERDADERO DESCANSO MENTAL Y ESPIRITUAL. El mensaje que sale de la boca de Jesús registrado en los versos 25 al 30 del capítulo onceavo del evangelio de Mateo, conecta tres puntos por donde caminar hacia ese ansiado descanso que tanto necesitamos.

1. EL CONOCIMIENTO
Un conocimiento supremo dado por Dios para gobernar un Reino.
«Te alabo Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas de los sabios y entendidos, y se las has revelado a estos que son como niños (Mateo 11:25)

2. EL APRENDIZAJE
La actitud para aprender recibiendo ese conocimiento supremo con un corazón confiado de un niño, poniendo la fe en ese Dios que nos lo da.
«Acepten mi enseñanza* y aprendan de mí que soy paciente y humilde.» (Mateo 11:29)

3. EL DESCANSO
Descansar es posible como resultado de aprender a vivir con una actitud receptiva y confiada en la sabiduría y voluntad de Dios. Porque Jesús camina con nosotros tomando nuestros trabajos y cargas.
«Conmigo encontrarán descanso. Mi enseñanza* es agradable y mi carga es fácil de llevar». (Mateo 11:30)

Comentaristas bíblicos dicen que el sentirnos «trabajados» es por lo que nosotros mismos nos ponemos encima. Y el sentirnos «cargados» es por lo que otros nos traen y ponen sobre nosotros.

"El yugo es fácil y la carga ligera porque Él la lleva con nosotros. Llevada solo, podría ser insoportable; pero con Jesús puede ser fácil y ligera.
Jesús estaba feliz de que Dios había elegido a los menos probables –vistos por el mundo como niños– para responder al mensaje del Reino."
–Comentario bíblico de David Guzik

Un «yugo» junta a dos bueyes para arrastrar ya sea el aparato que hace zurcos en la tierra para poder sembrarla, o arrastrar un carro con carga. Y en ambos casos, los bueyes están siendo guiados por una persona.

Se dice que en la práctica de arar o cargar con yunta de bueyes, también se juntaba a un buey de experiencia con otro buey joven.  Dicho simbolismo nos habla sobre como Jesús (el Hijo quien todo lo sabe del Padre) está dispuesto a trabajar y llevar carga, por nosotros y con nosotros que podemos y sabemos menos que él.

Tomó Cristo TODAS NUESTRAS CARGAS Y FALTAS. Ya lo demostró en la obra de la cruz y nos dio promesa de seguir con nosotros hasta el fin (Mateo 28: 19-20) mediante un Espíritu Santo, gran consolador y maestro (Juan 16:7).

En resumen, cuando estamos dispuestos a:

[1] Recibir el conocimiento que sólo Dios da, con una actitud de aprender en plena confianza y fe;

[2] Aprender que sólo de Él (Dios Trino, Padre-Hijo-Espíritu Santo) nace toda sabiduría y verdad;

[3] Podremos gozar de ayuda divina para tener descanso mental y espiritual. DESCANSAREMOS AÚN ESTANDO FRENTE A LAS CRISIS DE ESTA VIDA.

Conectemos los tres puntos

1•Conocer a Dios
2•Aprender de Dios
3•Descansar en Dios

D-E-S-C-A-N-S-O

ASÍ, PODEMOS CAMINAR Y VIVIR EN EL REINO ESPERADO ¡HOY!
___
*En la traducción que hace la Biblia versión Palabra de Dios Para Todos, se usa «enseñanza» en lugar de «yugo» en un uso contextual del símbolo que tenían los judíos para referirse a la ley y las cargas que los hombres sobreponían a ella que no eran voluntad de Dios. Ver Hechos 15:10 y Gálatas 5:1 en la versión Reina Valera 1960.