¡Esta persona no soy yo!

Despertar a quiénes somos en realidad va más allá de lo que vemos.

En muchos sentidos, somos lo que creemos. La batalla de quien somos y quien no somos comienza en nuestra mente. A través de toda nuestra formación, recibimos mensajes ciertos y también muchísimos mensajes falsos.

Hay una feroz competencia por lograr nuestra atención. Desde el hogar, la escuela, la comunidad, la iglesia y la calle recibimos muchos mensajes. Hoy le sumamos las amplias redes mediáticas que por todos los sentidos nos inundan en una cultura memística [1]

Por ojo, boca y nariz quieren entrar a nuestros sentidos para seducirnos en nuestros propios pensamientos. Todos se pelean para decirte algo sobre ti y “ayudarte” a que te fabriques una “identidad.” “¡Sé tu mismo y sigue tu corazón para que seas por fin libre”! …¡CUIDADO!…Esa canción que suena bien, pero puede terminar muy mal.

La batalla por nuestra identidad es una batalla constante. Estamos en una sociedad donde las fuerzas de la vida y de la muerte se pelean por alcanzarnos. Medio mundo está empeñado en que nos pongamos una etiqueta y se aprovechan de nuestras necesidades o debilidades.

Algunos >>fabricantes o negociantes de la identidad<< saben muy bien que como seres humanos necesitamos sentirnos que pertenecemos a algo. Se aprovechan de que tenemos un espacio natural con la necesidad de ser llenado, siendo admirados, validados, valorados o reconocidos. Cuando en realidad, lo que necesitamos es sabernos amados y seguros.

En ese proceso, los seres humanos somos especialistas en complicarnos la existencia. Por eso, es de vida o muerte que en la batalla por descifrar quienes somos, también tengamos conciencia de los peligros a los que nos podemos enfrentar.

Los fabricantes y negociantes de la identidad andan a la caza. Fabrican mundos paralelos y sus trampas a veces son difíciles de calcular. TIENES QUE LLENARTE DE LA VERDAD para reconocer quién tú eres.

C. Z. Maldonado

Muchas veces, en el mundo material nos ocupa mucho saber quién fue el fabricante de una marca. Pero, cuando se trata de nosotros … ¿Qué tal?… no necesariamente. Damos bandazos y vueltas hasta que un buen día decimos — ¡Esta persona no soy yo!

¿Cuál es mi vivencia?

En realidad no supe quien soy hasta que conocí a quien me diseñó y me creó por AMOR. En mi caso, fui despertando poquito a poquito a través de varias etapas de mi vida. El camino fue algo largo, pero al fin llegué.

¿Qué descubrí?

Que cada pedazo de mi DNA tiene un sólo autor: EL CREADOR DEL UNIVERSO Y DE TODO LO QUE EXISTE — DIOS.

Un Dios que está disponible para la humanidad entera en tres grandes y santas dimensiones:

1•Un arquitecto y diseñador al cual puedes llamarle PADRE. ¡El que te ama!

2•Un ser humano divino, en el Dios que se vistió de un hombre llamado Jesucristo, para tomar todo tu lugar y tu identidad sobre él. ¡El que te entiende!

3•Un espíritu siempre presente para no dejarte huérfano ni perdido. ¡El que te guía desde adentro de ti!

¡MIRA TU DISEÑO! ¡MIRATE! No hay computadora ni cosa creada que pueda descifrar todo cuanto tú eres. No hay ciencia, ni inteligencia humana que pueda saber todo de ti. Milenios han pasado y la ciencia siempre tiene un límite de respuestas.

Cada uno de nosotros es un sistema único. Sabías que si fueran a desenredar tu ADN para unir extremo con extremo, el hilo podría extenderse de la tierra al sol y de regreso más de cuatrocientas veces. Se estima que nuestro ADN contiene instrucciones, que si se escribieran llenarían mil libros de seiscientas páginas cada uno.[2]

Es de humanos confundirse, equivocarse, pecar y perderse. En la vida a veces no despertamos hasta después de unos cuantos golpes. Es ahí que de repente dices: ¿Qué estoy haciendo? ¡Esta persona no soy yo! Miras al cielo, te encomiendas a Dios y una voz suave en tu conciencia te susurra: “aquí no me encontrarás” “si sigues en lo mismo no tendrás resultado diferente” “esta persona NO ERES Tú” “¡VEN A MI!”

Tú hiciste todo mi ser,

    tanto mis sentimientos como mi cuerpo,

    desde que me hiciste tomar forma en el vientre de mi madre.

Salmos 139:13 palabra de dios para todos

Este es el momento de hacer dos cosas: Primero, ¡Rendirte a Dios! te garantizo que lo único que vas a perder es un camino de muerte. Segundo, desempolva tu Biblia, compra una o descarga una digital[3].

Ahora, visita estos tres textos:

  • Génesis 1:27 – “Así que Dios creó al ser humano a su imagen y semejanza, creó al varón y a la mujer.”
  • Job 38: 3-4, 42:5 – Dios le dijo a Job: “Responde a las preguntas que te voy a hacer.¿Dónde estabas tú cuando hice la tierra?”…Job respondió: “Yo sólo sabía de ti de oídas, pero ahora mis ojos te han visto.”
  • Salmos 139: 13, 15-18
Tú sabes todo de mí.
    Tú viste mis huesos crecer
    mientras mi cuerpo se formaba en el vientre de mi madre.
Tú viste formarse cada parte de mi cuerpo;
    todo ya estaba escrito en tu libro;
fueron formadas a su debido tiempo,
    sin faltar una sola de ellas.

Mi entendimiento no puede con tus pensamientos;
    la suma de ellos es inmensa.
Si pudiera contar cada uno de tus pensamientos,
    serían más numerosos que los granos de arena,
y cuando terminara de contarlos,
    tendría todavía que continuar.
SALMOS 139:15-18

TE INVITO A DAR UN SALTO DE FE. Atrévete a profundizar en tus ideas y pensamientos desde el filtro de lo que Dios ya dijo. Cuándo recuperes la visión y te veas como Dios te ve, podrás decir —¡Esta persona sí soy yo!

Esta reflexión continuará. Subscríbete a mi blog en la página de inicio y recibirás las notificaciones.

[1] En mi libro Silencio, Yo Hablaré - Pensamientos Breves Hacia Una Vida Profunda hablo un poco de lo que es la cultura memística.
[2] Extraído del libro: Temerosamente y Maravillosamente Diseñado, Phillip Yancey y Dr. Paul Brand, pp. 47-48
[3] BibleGateway.com contiene varias versiones de la Biblia. Además de la Reina Valera, hay traducciones como Dios Habla Hoy, Traducción Lenguaje Actual y Palabra de Dios Para Todos.

Publicado por C.Z. Maldonado

Lectora empedernida y escritora por descubrimiento. Feliz esposa y madre. Educadora en temas que inciden sobre la vida, la familia y las libertades fundamentales. Conferenciante, estudiosa y comunicadora para varias plataformas en temas contemporáneos de fe, ética y política.

Un comentario en “¡Esta persona no soy yo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: