¿Actuar, Parar o Esperar?

“El AMOR DIVINO nos capacita para reaccionar con CALMA ante las dificultades.”

C. Z. Maldonado, autora
Silencio, Yo Hablaré: Pensamientos Breves Hacia Una Vida Profunda

La vida real trata de elecciones y decisiones. Todo el día estamos en ese proceso.

Hay cosas tan rutinarias que ya ni las pensamos, porque ya sabemos lo que hacer y lo que siempre da resultados. En ocasiones, ni nos hemos detenido a pensar porqué siempre hacemos lo mismo una y otra vez. ¿Si funciona… por qué cambiar?

Pero, hay momentos en la vida que el peso o la importancia de la elección o la decisión es bastante. Es ahí donde nos asaltan las dudas: ¿Actúo, paro o espero?

El contexto del momento o la situación tienen mucho que ver en el asunto de qué hacer ante un dilema. El tiempo que tenemos para tomar la decisión [si es que lo tenemos] se añade a la fórmula de nuestra batalla interior. ¿Cuándo saber si actuar, parar o esperar?

La vida es hermosa y también una constante batalla. Por eso, debemos enfocarnos en prepararnos sin ansiedad pero muy determinados, para todo lo que venga. La confianza es clave.

Yo he aprendido, que en los tiempos más tranquilos o menos ajetreados debo acumular todo aquello que me puede ser útil para cuando venga el día duro, un asalto de la vida o una batalla.

¿Qué acumulo? Acumulo historias, versos y oraciones extraídas de la Palabra de Dios. Acumulo memorias de todas las veces que me equivoqué y cómo luego reconocí que fue Dios quien me sacó. Acumulo amores [de Dios, de los míos y de la gente buena en mi camino diario]. Así, cuando me asalte algo inesperado en la batalla, confío en que tendré la respuesta.

¿Y si no tengo la respuesta y la batalla la tengo encima? Es ahí cuando sé que hay que soltar todas las amarras y confiar en que mi Señor, mi Creador y mi Salvador no me va a abandonar. ¿Cómo lo sé? Lo sé, porque tengo un regalo dentro de mí. Un regalo que recibí y acepté. El regalo del Espíritu Santo de Dios.

¿Demasiado espiritual para ti? Pues, para mí… no. La fe es mi realidad y no un mecanismo de escape. El acumular la verdad de Dios me ha ayudado a una tener una mente equilibrada y un espíritu más tranquilo. No soy una super mujer, pero necesito acceso al verdadero y único super poder: Jesucristo.

»Si me aman, obedecerán mis mandamientos.

Le pediré al Padre y les dará otro Consejero para que esté siempre con ustedes: El Consejero es el Espíritu de la verdad.

El mundo no lo puede recibir porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes lo conocen porque vive con ustedes y estará en ustedes.

»No los dejaré huérfanos; volveré a ustedes.

Juan 14: 15-18 palabra de dios para todos

El Espíritu Santo de Dios, el cual recibí cuando le di el sí a ese santo caballero que me guía, me capacita y me corrige. Muy especialmente, cuando no tengo idea de qué hacer. Ese espíritu ha estado en mí y conmigo aun en las puertas de la muerte en varias ocasiones.

He aprendido que las batallas no son del todo mías: Son de Dios. Saber si es tiempo de actuar, de parar o de esperar… No es sencillo ¡Lo sé! Sin embargo, ¡Sí es posible! Sólo es posible cuando dejamos que Dios nos amarre el cordón umbilical de nuevo a él.

Oprime las citas bíblicas para sacarle provecho a esta parte de la reflexión.↓↓↓

Si Dios dirigió a jueces, reyes y soldados para actuar en plena guerra [Jueces 4 y 5; 2 Samuel 8,

Si Dios inspiró y colocó sabiduría a mujeres y a niños [1 Samuel 17:49; 1 Samuel 25]

Si Dios les dijo a los ejércitos que en momentos que actuaran y en otros momentos que estuvieran quietos [2 Crónicas 20]

Si Dios infundió pasión para avanzar con ímpetu aún ante inminente peligro de muerte y abrió los cielos para su testigo [Hechos 7:54-57]

Si Dios lo hizo con esa gente de la antigüedad bíblica … ¡Lo hará conmigo también! De hecho, te puedo asegurar que lo hace todo el tiempo. No porque yo sea más especial que tú. Es que me rendí en sus brazos.

¿Quieres rendirte a esta poderosa fuente de amor? Escanea el código QR o digitar este enlace: https://pazcondios.net/ También puedes escribirme en este post o a unavidaprofunda@gmail.com

“La obediencia es nuestra PAZ.”

C. Z. Maldonado, autora
Silencio, Yo Hablaré: Pensamientos Breves Hacia Una Vida Profunda

Publicado por C.Z. Maldonado

Lectora empedernida y escritora por descubrimiento. Feliz esposa y madre. Educadora en temas que inciden sobre la vida, la familia y las libertades fundamentales. Conferenciante, estudiosa y comunicadora para varias plataformas en temas contemporáneos de fe, ética y política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: